¿Cómo desinfectar heridas?

¡Toma nota! 7 pasos para desinfectar heridas

¿Quién no sufre “accidentes” en casa? Cortarse con el cuchillo mientras se pela un tomate, sufrir una quemadura con los fogones, clavarse una astilla de una mesa que teníamos en el trastero… El día a día es una caja de sorpresas. Por muy insignificantes que parezcan estas heridas, saber cómo curarlas –y qué procedimiento seguir– es necesario para evitar complicaciones, y sobre todo, futuras infecciones.

Desinfectar la herida adecuadamente ayudará a agilizar el proceso de cicatrización, y favorecerá a que la piel se recupere más rápido. Por ello, seguir estos 7 pasos facilita tener un protocolo de actuación a la hora de tratar estos pequeños y ordinarios cortes, rozaduras o arañazos, que pueden llegar a convertirse en un gran suplicio.

  1. Lo primero: ¡A lavarse las manos! Tanto si creemos que las tenemos limpias como si no, antes de curar una herida, hay que lavarse exhaustivamente las manos con agua y jabón, repasando todas las zonas de nuestras manos.
  2. Si la herida sangra ¡Qué no cunda el pánico! Lo que haremos es controlar la hemorragia. Para ello, ejerce presión sobre la herida con una gasa estéril hasta detener el sangrado. Si el sangrado de la hemorragia no cesa, tendremos que recibir atención de un profesional sanitario o acudir a nuestro centro médico más cercano.
  3. Agua y jabón, la mejor solución: El siguiente paso es limpiar la herida con agua y jabón. Es importante utilizar abundante cantidad de agua, mejor si es con un poco de presión (como por ejemplo, utilizando la ducha).
  4. Después de un buen lavado, pasamos al siguiente paso: secar la herida con una gasa. ¡Ojo! Si existen varias heridas, el secado debe hacerse con gasas diferentes para cada una de ellas. Para secar las heridas, hay que hacerlo desde la parte central de las mismas hacia los bordes, dónde está la piel sana. De este modo, se evita la entrada de microorganismos de la piel en el interior de la herida.
  5. ¡Todavía queda lo más importante! A continuación, pasaremos a aplicar un antiséptico. El antiséptico de elección para desinfectar heridas es la clorhexidina. Este componente, que contiene Cristalmina, actúa de forma rápida, su acción se mantiene durante varias horas, trabaja contra un amplio espectro de microorganismos y tiene buena tolerabilidad.
  6. Después de aplicar el antiséptico, cubriremos la herida para favorecer su cicatrización. Los días posteriores hay que seguir lavando la herida y aplicar el antiséptico. Pero, ¡atención a las primeras 24-48 horas! En este periodo es cuando suelen detectarse los primeros signos de infección.
  7. En caso de aquellas heridas abiertas, que sangren o que supuren de forma continua, si existen objetos incrustados en la herida, o la herida se produce en zonas complejas (como por ejemplo cerca de los ojos), es preferible consultar en el centro de salud.
COMPARTE
SEGUIR LEYENDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>